Loading color scheme

LA PRINCESA SOFÍA

Con el donativo conseguido a través de Dña. Sofía se compran terrenos colindantes a la Escuela y se construye un pabellón con 3 plantas, y se amplia el área de recreo. Este primer paso permite ampliar las aulas y los servicios auxiliares. A su inauguración y bendición, por D. Casimiro Morcillo, asisten autoridades que observan que la Escuela es una obra que va adquiriendo entidad.

Fruto de este reconocimiento, y de las gestiones que sigue realizando Cáritas, se consigue una subvención que sirve de ayuda para la demolición de los locales donde se iniciaron las clases y la construcción de nueva planta de lo que es hoy día la fachada de la Escuela, y que era precisa para instalar amplios y dotados talleres para las especialidades de Metal (Ajuste y Máquinas Herramientas), Electricidad, Delineación y Administración, y ampliar el número y calidad de las aulas, precisas por el incremento del alumnado. Al tiempo se mejoran los servicios deportivos y de calefacción.

La necesidad de una nueva expansión de la Escuela por el aumento del alumnado y la implantación de la especialidad de Automoción, en sus vertientes de Mecánica y Electricidad del Automóvil, llevan a la adquisición de terrenos aledaños a los que ya se poseían.

Se construyen amplios y modernos talleres para las enseñanzas prácticas de Automoción, Electricidad, Electrónica y Delineación, además del salón de actos, laboratorios, biblioteca, servicios higiénicos y pistas deportivas. Los locales destinados a talleres de las especialidades trasladadas a esta nueva ubicación, son destinados a nuevas y amplias aulas donde acoger el incremento del alumnado. Con esta última obra, la Escuela adquiría su mayoría de edad y, prueba de que se consideraba así, a la inauguración asistieron autoridades académicas, oficiales, civiles y religiosas al más alto rango.